Intento de golpe en Brasil: bolsonaristas tomaron las sedes de los tres poderes

Miles de seguidores del exmandatario de Jair Bolsonaro invadieron el Palacio del Planalto, el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal, pidiendo un golpe militar contra el actual presidente en una violenta jornada que dejó destrozos y cientos de heridos.

Máxima tensión se vivió este domingo en Brasil por el avance de bolsonaristas hacia el Congreso, lograron acceder a la institución luego de incidentes con las fuerzas policiales en un ataque a la democracia de dicho país. Tiraron las vallas y atacaron a la policía, pedían derrocamiento del gobierno de Lula da Silva quien recientemente asumió como presidente del país.

Los manifestantes también lograron ingresar a la Corte Suprema, aunque luego las fuerzas de seguridad pudieron recuperar el control de esta institución, según informó O GLOBO. El medio mencionado agregó que también se recuperó el Congreso y el Palacio del Planalto, que era otro de los lugares afectados por la situación.

En las imágenes se observa cómo los manifestantes querían ingresar al Congreso frente a la acción de la policía, que utilizó gases lacrimógenos para frenar el avance de los simpatizantes bolsonaristas.

El reclamo es que haya una intervención militar, un pedido que se dio también cuando se dio a conocer la victoria de Lula da Silva sobre Jair Bolsonaro en las últimas elecciones. Según la prensa local, alrededor de 30.000 personas formaron parte de los incidentes y al menos 130 fueron detenidas.

Los manifestantes se subieron a la rampa del Congreso y tomaron el edificio de la Cámara. La policía, por su parte, intentó controlar la situación con gases lacrimógenos y bombas para intentar evitar la toma de la institución pero no pudo evitar el avance.

Los bolsonaristas ingresaron al Congreso luego de tirar las vallas puestas en el lugar. Primero tomaron el Palacio del Congreso, luego se dirigieron al Parlamento y también se movilizaron hacia el Palacio de Justicia.

En videos del hecho, se observan los destrozos dentro del Congreso tras la irrupción de los bolsonaristas. También la cuenta de Twitter AlertaNews24 informó que los manifestantes prendieron fuego una alfombra en esta institución brasileña y se debió intervenir para apagar las llamas.

Además, se registraron destrozos y robos de obsequios que distintos líderes del mundo le entregaron a Lula tras asumir el último 1 de enero como presidente brasileño.

El presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, manifestó la consecuencia que deberían tener los manifestantes que protagonizaron el ataque. "Estos actos antidemocráticos deben sufrir el rigor de la ley", señaló.

El hecho se produjo en la semana posterior a la asunción de Lula nuevamente como presidente de Brasil. Mientras se produjo el ataque, el líder del Partido de los Trabajadores se encontraba en San Pablo en una actividad pautada para observar zonas afectadas por lluvias en el territorio brasileño.

Bolsonaro, por su parte, se encuentra en Estados Unidos en un viaje realizado antes de que asuma Lula en el territorio brasileño.

Cristina comparó lo ocurrido en Brasil con la toma del Capitolio de EEUU

A través de su cuenta de Twitter, la vicepresidenta compartió dos fotos de ambos episodios y comentó que "las imágenes de hoy en Brasilia replican con exactitud las imágenes del 06/01/2021 en el Capitolio de Washington. No es casual…".

"Quienes creemos en lo nacional, popular y democrático debemos darnos además un análisis profundo y descarnado frente a este fenómeno que más allá de la existencia de organizadores, financiadores y responsables (que siempre los hay) captura a segmentos de la población (inclusive algunos en contra de sus propios intereses económicos) para jaquear la democracia", agregó.

Por último, la expresidenta dijo: "Confiamos en la experiencia de Lula para afrontar este verdadero desafío a la democracia de Brasil".

Lula da Silva decretó la intervención federal en Brasilia

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, visitó el Palacio de Planalto y el Supremo Tribunal Federal de Brasilia durante el domingo por la noche luego del intento de Golpe de Estado en el país. Así, el mandatario evaluó los destrozos que ocasionaron los seguidores de Jair Bolsonaro durante los ataques a las sedes de los tres poderes, y los calificó como un "acto antidemocrático". En esta misma línea decretó la intervención federal a Brasilia para consolidar la seguridad en la capital brasileña.

"Se decreta la intervención federal de Brasilia hasta el 31 de enero", manifestó el presidente en el inicio de su discurso este domingo, tras los incidentes registraron en la ciudad.

Además advirtió que los "terroristas" que protagonizaron los incidentes "pagarán con toda la fuerza de la ley" y aseguró que investigaran quién fue el que los financió así también el accionar de la policía que no impidió su avance. "Esto no tiene precedentes en la historia de Brasil", destacó el mandatario.